15 febrero, 2006

NO LO ENTIENDO... ¿ES QUE NADIE LO VE?


Ayer en Spaniards leí un post en el que alguien preguntaba por lo que está ocurriendo en Venezuela (confiscación de terrenos privados a particulares españoles) y la reacción del Ministerio de Asuntos Exteriores al respecto. No había más que el interrogante y, confieso, no me he preocupado en averiguar más allá de esas líneas... quizás por miedo o quizás por ese chorro de ideas que se me escurrió del cerebro nada más leerlo.

Veréis, sé que uno de los pecados y defectos principales de los españoles es que hablamos de todo, opinamos de todo, aunque no tengamos ni la más remota idea de aquello de lo que estamos hablando... y que nadie me mire mal por ello, juro que es un hecho científicamente constatado, como diría mi héroe Manolito Gafotas. Y haciendo honor a semejante defecto nacional, hoy voy a hablar sin haber profundizado para naaaaaaaaaaaaaaaaaaaada en el tema... pero insisto, me da terror... quizás porque siento a Venezuela como mía, pero esa es otra historia.

Hugo Chávez, esa especie de visionario trasnochado con ademanes de gañán y presencia de hominidus no evolucionado, tiene dos pasiones, que más que pasiones son obsesiones dignas de estudio clínico: Simón Bolívar y Fidel Castro. Del primero no hablaré, pero sí quiero decir del segundo que es un espejo muy peligroso en el que mirarse... El barbudo comandante se descolgó de Sierra Maestra el 1 de enero de 1959 y desde entonces Cuba transita por una vereda que lejos de evolucionar la sumerge cada vez más en una involución espantosa... es decir, que es como una amiga mía, está empeñada en ir al revés que todo el mundo y encima quiere tener razón. Aquel último año de la década de los cincuenta se estrenó con promesas difíciles de resistir, pero lejos de lo prometido la realidad fue otra bien diferente, fueron tantos los emigrados españoles que también se quedaron sin sus tierras, sus casas, sus fábricas, sus negocios... bueno, los españoles y todos los demás, porque allí no quedó títere con cabeza... No pretendo analizar la realidad de Cuba, se me parte el alma y eso duele, pero se me ponen los pelos de punta al pensar que mi querida Venezuela está a un paso de convertirse en lo mismo... es un hecho constatado.

Es lo que pasa siempre... cuando Chávez termine de confiscar vidas, posesiones y libertades -que se le da de perlas y todos los días inventa un machetazo nuevo a la Declaración Universal de Derechos Humanos- entonces el mundo se echará las manos a la cabeza, la ONU tratará de remendar un traje que lleva décadas estrenando jirones, los Estados Unidos de América prepararán sus tropas para tomar la Guaira por asalto y por derecho de todopoderoso... la comunidad internacional gritará en foros multitudinarios que no es justo... pero hoy, que estamos a tiempo, Chávez sigue haciendo el payaso en programas de televisión eternos, discursos fidelistas, burlas internacionales y matando una sociedad que ya venía herida de muerte desde hacía demasiado tiempo.

Los que no saben dicen que ya era hora que alguien se ocupara de los pobres... y yo digo, quizás sin la autoridad de un analísta internacional graduado suma cum laude en Harvard, que la sociedad venezolana es más de lo mismo pero al revés. Antes estaban arriba los que Chávez llama oligarcas (gilipoyas, que ni siquiera eres capaz de acuñar tus propios términos) y ahora los que compran apartamentos millonarios con maletines llenos de fajos de billetes de dólares son los militares... ¿en qué ha cambiado?... Es sólo un ejemplo, pero como ese, a cientos...

En Venezuela siempre se respiró convivencia digna, con unas injusticias sociales capaces de alucinar al más pasota, pero todos sabían el lugar que ocupaban y, para bien o para mal, andaban conformes... sin movimientos militares locos, ni asonadas, ni levantamientos... Y bastó que un loco resentido se encaramara al poder para que todo se diera la vuelta y todos se dieran cuenta que son capaces de odiar. Ahora el objetivo es cualquiera...

Y si viérais lo bella que es mi Venezuela... el potencial que tiene mi Venezuela... lo que podría ser si en el Palacio de Gobierno se sentara un estadista de verdad y no un bueno para nada... No en vano, cuando Colón llegó al Golfo de Paria lo primero que dijo fue... "He llegado al paraíso" y bautizó aquella maravilla como la Pequeña Venecia.... Venezuela...

En Venezuela se respira urgencia... ¿es que nadie lo ve?.

Y pido disculpas a todos los venezolanos porque a lo mejor, como española de raza, he hablado por la tapa la barriga y no he dado pie con bola... pero es lo que tiene llevar las vísceras calientes dentro del cuerpo, que se encienden cuando no queda otra que escupir bestialidades porque no hay otra forma de quedarse a gusto... Ruego me disculpen.

Besos... estupendos seres humanos.

(Foto de Walter Lippman)

3 Comments:

At 16 febrero, 2006 01:18, Blogger Jacqueline said...

Yo!, Yo!, Yo lo veooooooooooooo!!!
Perdóname la payasada pero río para no lloraaaaaaaaaaarrrrrr!!!

Jackie

 
At 16 febrero, 2006 15:23, Blogger latietarosa said...

pues sí, lo vemos, claro que lo vemos, allí y aquí.
pero es que no ves a que clase de políticos tenemos, que representantes??? da verguenza!!!!
Y aquí como nos vamos a ver dentro de unos años????
Rosa

 
At 16 febrero, 2006 18:30, Anonymous Anónimo said...

En Venezuela pasa eso y muchas otras cosas mas terribles. De verdad... es para llorar...!!!
La Manganilla.

 

Publicar un comentario

<< Home

Free counter