24 febrero, 2006

TERRENO PELIGROSO


Acabo de concertar citas médicas para pasar mi ITV particular... y la cosa es de espanto... Estoy estrenando sociedad médica privada y me doy cuenta que me he propuesto, a conciencia, exprimir al máximo los euros mensuales que he de aportar a estos inventos médicos... pordiospordios... y como dicen que la salud es lo primero, pues seamos practicantes destacados de semejante máxima... ¿verdad?. Y mientras escribo de fondo suena Andrea Bocelli cantando "Bésame mucho", que es la mejor medicina del mundo mundial y esa sí que te quita todos los males habidos y por haber...

Lo que no tengo yo muy claro es la selección de especialistas que he hecho... veréis... he de quitarme de encima unas cuantas lorzas por diferentes motivos, no sólo el estético (soy un bombón, sólo hace falta quitarme el papel y saborear... que ya lo dice el dicho, no hay mayor ciego que el que no quiere ver, porque en realidad entre Naomi Campbell y yo hay un pequeñísimo detalle cromático... no más... jajajajajajaja... el que no se consuela es porque no quiere, que dice otro dicho muy sabio). A lo que iba, buscando especialista por la zona donde vivo me encuentro que hay única y exclusivamente uno... y es árabe, y con todo el peo que hay montado con los dibujitos sobre Mahoma no sé yo si le voy a pillar de buen humor, que eso me preocupa y mucho, pero luego he pensado que los árabes adoran a las gordas... así de simple... porque todas sus mujeres sufren una mutación pasada la treintena, que paren y se hinchan hasta decir basta, sin perder esa mirada infinita e inquisitoria... Entonces me he dicho, bueno, si está de mal café lo mismo al verte las lorzas se le pone una sonrisa de oreja a oreja, vaya una cosa por la otra... pero como le vea con malas artes salgo de allí a toda leche aunque sea a medio vestir... así que en previsión del numerito, ya sé que tampoco puedo elegir ese día para estrenar el tanga y hacer pruebas de campo, que es otra asignatura pendiente... Válgame Dios y la de cosas que tengo pendientes, jopé.

Vale... luego he llamado a la ginecóloga y tiene que ser buena, porque tiene la consulta petá de gente y me han dado cita para finales de marzo... que esto parece la Seguridad Social... pero me da igual, me he quedado tranquila y será toda una experiencia perder de vista la lúgubre estancia sanitaria de Pontones, donde siempre he ido a despatarrarme y dejar que un enjuto abuelo de dedos reumáticos metiera su cara arrugada entre mi abundante humanidad y me hurgara hasta el último rincón de la fábrica de niños... mientras movía la cabeza de derecha a izquierda y decía, al mismo tiempo que chasqueaba la lengua, "usted debería adelgazar"... yo me cagaba en su madre en silencio y luego pensaba, pos claro chaval, debería adelgazar, debería ganar un sueldo digno, debería tener mi propia casa, debería tener una vida desahogada, debería medir veinte centímetros más y tener las tetas en su sitio... seguro que la vida, desde esa perspectiva, tiene que ser la ostia... pero saca la nariz de mi chíviri y deja que me ponga las braguitas que llego tarde a mi encuentro con la vida de verdad, arrastrando mis kilos fuera de este siniestro lugar. Estoy feliz de no verle más, que no es que tenga yo nada contra el reumático especialista, no señor... pero prefiero que le pongan un poquito de cariño a mis intimidades y como ahora pago para ello, pues seguro que puedo tenerlo y si no me gusta me cambio, que todo tiene sus ventajas... pero ir a enseñar los bajos pensando que te va a explorar Hermann Monster sin poder resistirte, es duro, que os lo digo yo... muy duro... pordiospordios.

El último paso ha sido el podólogo... y m'asusta'o... porque del otro lado ha sonado como el hermano pequeño de el Padrino, me lo imagino pequeño, siniestro, enjuto y en un ambiente más bien oscuro... mientras expongo este par de pinreles maltratados que llevo al final de las piernas... y dejo que me los depure bisturí en mano... no sé yo... que de allí bajo al endocrino... Demasiadas emociones para un solo día, ¿verdad?... Pero ¡qué coño!, es sólo el principio, en unos meses seré como Naomi Campbell incluso sin ese matiz de color que antes mencionaba, porque antes de facturarme pa' Puerto Rico me pasaré por unas buenas sesiones de rayos UVA, que no quiero yo que Mi Ben me vea con este aspecto tan blanco, que más que blanco es verde, y se piense que estoy a medio hacer... que tampoco así.

En fin... que ha sido toda una experiencia... y en ese frenesí de recomposición médica que me ha dado como de repente, he seguido mirando la lista de especialistas... y me he dado cuenta que más que una actitud preventiva estaba empezando a adquirir ademanes de jubilada, que como no hay mucho que hacer pos vamos al médico... y entonces he preferido consultar la cartelera del cine... que también es muy sano.

Y todo eso os cuento... es viernes, un día tremendo... hoy pasaré la tarde con mi sobrino, envueltos en biberones calientes y sin calcetines, jugando a la guerra de besos, mirándonos directo a los ojos, compartiendo un amor grande como la vida, podré acariciarle las manos, esa piel infinitamente suave, y mirarle hasta quedarme boba intentando entender cuántas maravillas se resumen en él... porque él, por ahora... es la suma de dos estirpes bien largas... en él duerme la historia de tanta gente de mi familia de la que ni siquiera sé que existió... Mi duende mágico...

Feliz fin de semana.

Besos... estupendos seres humanos...

3 Comments:

At 25 febrero, 2006 02:45, Blogger Jacqueline said...

Yo tuve dos meses intensivos de exámenes médicos antes de venirme a Montreal y a este proceso lo llamés las Olipíadas Médicas. Pero en vez de darme una medalla, me dieron la noticia de dos tumores (benignos) y una etiqueta de Fibromialgia de por vida. Con esa gente no se gana una.
Estoy segura de que tendrás más suerte que yo. Lo que se me olvidó decirte es que siendo tu prima no tenía la menor idea de que fueras asmática...(?)
Besos y no dejes que el viejo te meta más las manos, ji, ji

 
At 25 febrero, 2006 02:46, Blogger Jacqueline said...

Quise decir "lo llamé"...

 
At 27 febrero, 2006 20:21, Anonymous Anónimo said...

para pasar la ITV, hay que armarse de paciencia. Si se te acaba, te diré donde la venden. Y buscar tiempo, tiempo que nos falta y que parece que a los de la ITV les sobra, nunca acierto a saber porque nos hacen esperar. Que te salga todo bien...

 

Publicar un comentario

<< Home

Free counter