08 septiembre, 2006

FERIA MEDIEVAL EN ÁVILA

Puesto de dulces árabes... extremadamente empalagosos y... ¡¡¡deliciosos!!!

El sábado pasado, como ya dije, estuvimos en Ávila con motivo de la feria medieval que se celebra todos los años durante el primer fin de semana de septiembre. Juro que he ido sopotocientas veces a esa ciudad, porque mi pueblo queda muy cerca, pero no hay vez que la pise que no se me pongan todos los vellos como escarpias por culpa de esas impresionantes murallas... siento como si una horda de moros fueran a salir de cualquier esquina, ataviados como Boabdil, con sus espadas de media luna en ristre, persiguiendo malhechores y dispuestos a defender la honra de sus preciosas mujeres... aunque nunca ocurre, desafortunadamente... snif.

Además, Mi Ben y yo tuvimos la suerte de compartir el día con nuestros queridos amigos Mirka y Cristo, dos seres a los que adoro y que, como tantas cosas buenas y benditas que me han sucedido y tengo en este mundo, forman parte de mi vida gracias a internet... y también se unieron al combo Doña Madre (bendita Doña Madre) y su amiga Maricarmen. Pasamos un día estupendo, recorrimos la ciudad amurallada de punta a punta, disfrutamos de dátiles, pan de hígos, almendras garrapiñadas, torreznos, cerveza fresquita y botellas de agua a un euro el ejemplar...

La ciudad era un hervidero de gente, había que caminar abriéndose paso como uno podía y luchar estirando el gaznate hasta lo imposible para conseguir ver lo que los puestos ofrecían... de repente por cualquier esquina surgía una comparsa de malabaristas, otra de músicos, arqueros medievales, moros con sus odaliscas, cristianos ataviados con cotas de malla que a buen seguro los tenía más que cocidos, porque hacía un sol de justicia que quemaba la piel...

Los tiempos se confundían y tan pronto el aroma de pan recién horneado en plena calle te hacía derretirte, como un policía del siglo XXI te pedía solicito un poco de espacio para que pasara el loco MATASANUS con su carreta loca... Disfrutamos como locos, no sólo de todo lo que nos ofrecía el Medievo en plena actualidad, sino también de mirarnos a los ojos y sentirnos afortunados porque la vida nos trata con cariño y amabilidad... nos tenemos los unos a los otros y eso, sea en el tiempo que sea, es un regalo sin igual.

Besos... estupendos seres humanos.
Puesto de hierbas medicinales...

¿Hay hambre?

Comparsa de moros...

6 Comments:

At 08 septiembre, 2006 09:53, Blogger latietarosa said...

guauuuuuuu!!!!!
No he estado nunca en Avila pero tiene una pinta......
Creo que la pongo en mi lista de prioridades!!!!!!!

 
At 08 septiembre, 2006 10:00, Blogger violetazul said...

Pues yo si estuve una vez en Ávila, y es cierto que esas murallas impresionan mucho.
Gracias por compartir las fotos Tweesita!
Besos

 
At 08 septiembre, 2006 10:03, Blogger Tweesita said...

Rosa... ponlo, ponlo... que merece la pena, es alucinante.

Viole... gracias a ti por estar siempre pendiente... ¡¡¡guapa!!!

 
At 08 septiembre, 2006 15:23, Blogger Tapa-Amarilla said...

DIABLOSSS!!! TWEEE la foto de los jamones te quedo BRUTAL!!!! mandame una pa'ca jajajaja!!!!

 
At 09 septiembre, 2006 16:04, Blogger Câline said...

OH!!!
Me llegó el olor hasta aquí... malo malo leer esto sin haber desayunado :-(
De verdad que el sitio y las actividades se ven súper!!
Me imagino cómo comerían-gozarían y quedarían agotados.
Ávila... lo tengo anotado!

 
At 10 septiembre, 2006 02:08, Blogger Jacqueline said...

Qué recuerdos... me parece que fue ayer cuando llevamos a las niñas dos días a la feria medieval de mi adorada Avila. Ojalá se repita. las fotos te quedaron buenísimas!!!

 

Publicar un comentario

<< Home

Free counter