23 agosto, 2006

GRANADA

Mi Ben y una servidora... en los Jardines del Generalife
(Foto de Francisco Torres)

Detalle del suelo - La Alhambra

Granada, como cualquier parte del mundo, se convierte en dos veces bella si quien te la muestra y te guía le pone alma, corazón y vida, como dice el bolero... Llegamos a las tierras de Boabdil el viernes por la mañana y todo comenzó con un abrazo cocinado a fuego lento, como los mejores guisos, durante los tres últimos años. Nos esperaba Francisco, un amigo de Mi Ben, al que conoció hace más de tres años en Minnesota durante un curso internacional de la empresa a la que por aquel entonces ambos pertenecían... pasaron dos semanas donde los acontecimientos se sucedieron a una velocidad de vértigo y las circunstancias los hizo identificarse al uno con el otro de forma tan próxima que hoy por hoy se siguen llamando "hermanos", creo que con eso queda todo dicho.

Caminamos las calles de la Granada vieja, comimos divino en una vinoteca de postín y tronío, subimos a la falda de la Alhambra (La Roja), contamos pasos por los empedrados centenarios, esquivando coches, rozando extranjeros y propios, metiendo la nariz en tiendas de marroquinería... mirando a todos lados como ventilador de iglesia, escuchando historias, suspirando fábulas, acariciando amores ajenos de moras y cristianos... esperando que de una esquina salieran unos persiguiendo a los otros por culpa de romances prohibidos y culturas encontradas. Granada es un atardecer de fábula eterno, un suspiro suspendido en el tiempo donde todos podemos acunar nuestros sueños y dejar escapar emociones que no nos atrevemos a susurrar... porque Granada escucha y guarda el secreto, tiene experiencia en ello...

Con Francisco compartimos familia, mesa, casa y consejos, sonrisas, bromas, ronquidos y sueños... nos sentimos parte de los suyos, nos hicieron parte de su intimidad y nos trataron como a reyes recién coronados, lo mejor de lo mejor para ese par de desconocidos que invadieron su cotidianeidad con prudencia y sonrisas. Pescado fresco, brisa del mar, agua salada e higos chumbos... unos días de cuento, por activa y por pasiva, donde uno recupera la fe en el prójimo y sabe que, lejos del hogar propio, siempre hay un refugio donde descalzarse.

Estuvimos en Salobreña, en una partecita que denominan La Caleta... donde el agua estaba fría, la playa empedrada castigando los pies hasta lo insoportable y la calma del entorno hacia imposible no reconciliarse con uno mismo. Un sitio chiquito, donde todos se conocen y comparten las historias de tantos años atrás... es mágico.


La Alhambra, como postre y a pesar de mal guiada, volvió a ser el cuento hecho piedra, barro, flores y aromas intensos, con sus cuestas, sus escalones interminables, sus estancias en penumbra, sus mil frases del Corán vistiendo las paredes y el sonido eterno del agua desparramándose por todos lados... y seguir esperando que Boabdil y los suyos aparezcan por una puerta para terminar de desalojar a tanto extraño que alteran el peso de la historia y a veces no respetan la herencia irrepetible que tenemos la suerte de tener a un palmo de la nariz...
Y al despedirnos, ver dos hombres como dos castillos abrazados de nuevo, con los ojos aguados y la promesa de cuidarse los pasos, de la amistad incondicional y el cariño sincero... de saber que Mi Ben tiene su pedazo propio y no prestado en este lado del mundo.

Amo Granada. Mil gracias Francisco, mil gracias Familia Torres. Bendito sea Dios por esta vida llena de bendiciones, valga la redundancia.

Besos........ estupendos seres humanos.

Fotos de Carmen Navarro - Mañana más fotos... prometido.

11 Comments:

At 23 agosto, 2006 22:58, Blogger latietarosa said...

Mmmmm me has hecho recordar las vacaciones de hace cuatro años, cuando pasamos unos dias con Juanjo en Granada ... conociendola palmo a palmo, paseando por sus calles viejas, y saboreando sus barrios, y su gente.
Y de las amistades que te voy a contar que no hayas dicho tu ?

 
At 23 agosto, 2006 23:25, Blogger Câline said...

Qué días tan deliciosos y qué paseos tan espectaculares.
Felices dos meses!!
Tu alegría tan plena nos alegra a todos. La vida es hermosa.
Saludos y felicidades de nuevo!

 
At 24 agosto, 2006 08:39, Blogger violetazul said...

Tu felicidad es contagiosa, y también las ganas de volver a Granada.. Así de plano, me hiciste replantear mis vacaciones!
Besos y Felicidades

 
At 24 agosto, 2006 11:07, Anonymous Anónimo said...

Es que los Torres somos too much...jajajajaja...¿sabes que mi abuelo paterno se llamaba Francisco Torres?
¡Que lindo relato! Espero conocer Granada y todo el sur de España pronto...nos han contado tanta belleza que no verla es imperdonable...

Un beso para los dos y feliz mesversario!!!!!!!!!!

Mirka

 
At 24 agosto, 2006 11:13, Anonymous Anónimo said...

Se me olvidaba...tenemos que hablar...tengo una propuesta bloguera indecente...

Mirka

P.D. Tengo a Cristo a punto de treparse por las paredes porque tengo días que no hago más que comentarle lo que he leído del Mercado Medieval en Ávila...le dije que eras la culpable...¡sorry!

 
At 25 agosto, 2006 10:12, Blogger Tweesita said...

Gracias ROSA, CÂLINE, VIOLETA y MIRKA... Realmente el viajecito fue de ensueño. Ahora andamos suspirando por poder ir a Burgos y rezando para que todo vaya bien y en octubre podamos ir a Barcelona como teníamos planeado... Así que, Rosita, si Dios quiere y tenemos trabajo, en octubre nos volvemos a despachurrar con abrazos de oso... tengo ganas de verte.

Mirka... te llamo y planeamos el encuentro en Ávila, y me cuentas esa indecencia bloguera de la que hablas... miedo me das, que cuando te desatas... ainssssssssssssss.

Câline y Viole, mil besitos, guapas, más que guapas.

 
At 26 agosto, 2006 03:24, Blogger JENNY said...

Qué rico ese paseo.. leerlo fue como vivirlo! Aparte que se siente el calor de la amistad! Qué bonito!
Felicidades por los dos meses!

 
At 28 agosto, 2006 13:34, Anonymous Anónimo said...

En esa foto de los leones, justo ahí, quién tu ya sabes y a quién conoces antes que yo, me dijo que me colocara en ese sitio y yo pensé que quería hacerme una foto, pero también me pidió que cerrase los ojos y entonces ya no sabía por donde iba la cosa. Cuando siguió diciendo esta vez pidió que los abriera y me encontré con una sortija en una cajita azul y él siguió diciendo y ésta vez pidió que me casara con él. A lo que yo tardé unos segundos en contestar porque se me puso un nudo en la garganta y enmudecí para ser yo esta vez quién dijera: Es lo mejor que podría hacer para el resto de mi vida. Sawsan. Os deseo que seais la mitad de felices que hasta ahora estamos siendo nosotros. Compartimos cena en breve.

 
At 29 agosto, 2006 23:50, Blogger Pilar said...

Que envidia me das... pero dentro de unos días estaré yo tambien por esas tierras de Dios. Un abrazo

 
At 31 agosto, 2006 21:20, Blogger Adriana said...

Twee querida,
Pasate por mi blog, te elegi como uno de mis cinco links en el dia de los blogueros .
Me encanta verte tan feliz :)
Besos!

 
At 01 septiembre, 2006 08:43, Blogger Tweesita said...

JENNY, SUSI, PILAR Y ADRIANA... GRACIASSSSSSSSSSSSSSSSS por vuestras palabras y vuestra visita, es genial.
SUSI, ya tengo ganas de verte... en unos días nos damos ese achuchón postergado... oinch.
PILAR... ¡¡¡Qué sorpresa!!!, ni sabía que tenías un blog, el martes cuando regrese me siento con calma a leer... ¡¡¡qué alegría!!!. Te extraño, tenemos que hablar un ratito. Mil besos.
ADRIANA... ¡¡¡Mil gracias por tus palabras!!! De verdad que lo último que esperaba es que alguien reseñara mi rinconcito como algo digno de alabar. Me ha hecho mucha ilusión y ha disparado mi ego, tremendo regalo amiguita. Mil gracias, de verdad, y mil besos.

 

Publicar un comentario

<< Home

Free counter