28 febrero, 2006

DÉJAME QUE TE CUENTE...

(Foto que me llegó por e-mail... referente a la velocidad... ni sé de quién es, así que no pregunten)

Desde que comencé a trabajar aquí, hace hoy exactamente un año, hasta hace bien poquito... no adquirí la sanísima costumbre española de hacer un break aunque sea para no hacer nada, pero un break, que es sanísimo para todo... Así que casi a diario me enfundo el abrigo y salgo a dar cuatro pasos por la acera, me llego a la tienda de esto o lo otro, o simplemente no hago nada, pero son unos minutos deliciosos que realmente me reconfortan. Hoy la necesidad imponía el paseo, primero a sacar dinero del cajero automático, luego a comprar el ticket del abono transportes para marzo (en abril no lo necesitaré... lo compraré en San Juan... yeaaaaaaaaaaaaaaaaah) y por último, ya que estaba en la calle, echar la primitiva que desde hace un tiempo juego con Mi Ben... Con lo que yo no contaba es que con que esos pocos minutos dieran tanto de sí como para tener mi mente ocupada por buena parte del día, porque sé que los interrogantes me van a durar al menos un par de jornadas, que ya he dicho alguna vez que yo soy muuuuuuuuuuuuy impresionable.

Todos mis propósitos para el break abarcan un área de 100 metros cuadrados, no más... o sea, algo rapidito y de vuelta a la oficina. Salí del portal mirando de soslayo al portero, un alcohólico que no sabe disimular y que lleva mes y medio sin limpiarme la oficina, y que no sé si quiero que vuelva a limpiarla porque la fauna que está surgiendo me hace buena compañía y estoy en ese punto que no sé si aplastarlos o ponerles nombre... stay tuned, please, pa' saber. Bueno, eso, que salgo del portal y me encamino hacia el cruce de Príncipe de Vergara que queda a unos cuantos pasos... el semáforo me da paso y voy dando esos saltitos hacia el otro lado que sólo yo percibo... Está cerrado el estanco (una mujer siniestra lo regenta, alguien que no para de fumar, y lo regenta más bien poco... porque nunca llego a tiempo de pillarlo abierto), en realidad está cerrado todo y ya pasan de las 9:30 de la mañana... Entonces me paro en la confluciencia de Príncipe de Vergara con Alcalá, voy al cajero de Caja Madrid que queda justito ahí en frente, y pienso lo achuchá que está la vida, coño, que el sueldo no llega pa' nada, y entonces me acuerdo de la maldita Teresa Campos y su puto libro de ficción... pero súbitamente salgo de mis pensamientos proletarios, como si me hubieran agarrado de los pelos y me hubieran dejado desnuda en medio de esa gigantesca avenida y su demencial tráfico... Un Mercedes Benz con cortinillas se me para a dos pasos, que un poco más y me depura los juanetes (y yo, perdone, tengo mañana podólogo), inmediatamente salta del asiento del copiloto un señor tipo armario empotrado y mientras alarga su mano hacia la puerta trasera para un Peugeot de alta gama detrás, del que desciende otro carajo de igual guisa y se plantifica delante de mis narices... A estas alturas yo tengo las neuronas trabajando a la velocidad de la luz, ya no me acuerdo de mi cuenta bancaria y sólo quiero ver qué portento sale del Mercedes, que por cierto debe ser del año la tos...

Y mira... que el primer fornido abre por fin la puerta y sale una señora de edad impredecible... la naturaleza andará más allá de los sesenta pero ella camina como queriendo retener el futuro y pretende no pasar de los cincuenta cortos... El Mercedes y el Peugeot liberan el paso de cebra, parándose un par de metros más adelante con los warning puestos, mientras Mari Channel se encamina hacia el otro lado de la calle, seguida de sus fornidos machos y yo detrás... Miro su abrigo y pienso que nunca podré regalarle uno así a mi madre, sus zapatos pagarían mi cuenta de seguro sanitario privado por más de un año (de eso estoy segura)... no me fijo en las joyas, ni en los complementos... sí en su cara tapada por una buena capa de maquillaje, porque ni los estirones de quirófano han logrado devolverle la tersura de los veinte... Ella mira, pero no se fija, pasea los ojos por un paraíso que sólo le pertenece a ella y donde ninguno estamos, porque desde ahí arriba no se nos ve... Seguimos caminando, yo me quedo en el cajero del exterior, ella entra con sus fornidos muchachos... me pregunto qué horario de trabajo tendrán, si verán lo suficiente a su esposa y sus hijos... no me pregunto quién es ella... Me quedo en el cajero, ella se pierde en la oficina, seguro que sale el director a recibirla y le ofrecen café... saco cincuenta euros, miro mi saldo, hago números mentales... vivo al día... Desando el camino andado, bajo al metro, compro el abono transportes, vuelvo a subir a la superficie... miro la tiendita de Viena Capellanes pero no entro... esas delicias culinarias no puedo permitírmelas ahora, estoy a dieta y salen caras... sigo caminando, vuelvo a cruzar el semáforo, me meto en la administración de loteria... y le digo "creo que éste tiene algo", el sábado acerté tres y el complementario en la primitiva, la empleada que es más tiesa que un ajo y se maquilla fatal me dice "ajá", pues toma, dame otra de la misma... apunto... y ella pasa el boleto por la máquina, me devuelve tres euros, me guardo todo en el bolsillo... Acaba de entrar un niño monísimo... Toco mi boleto en el bolsillo y digo mentalmente, "Diosito, que me toque un chispito"... empujo la puerta... allí en la esquina siguen el Mercedes y el Peugeot...

Coño ¡qué frío hace!... Amor, sólo me quedan 31 días para abrazarte... El portero se ha esfumado y no sé si tengo correo... vuelvo a tocar mi boleto en el bosillo... sólo un chispito, na' más.

Besos... estupendos seres humanos.

2 Comments:

At 28 febrero, 2006 14:14, Blogger Jacqueline said...

Qué divertido está este post!
No veo la hora de que te vayas a Puerto Rico. Los dos me tienen desesperada!!!
Me fascinaron las fotos que mandaste.
Un beso,

Jackie

 
At 28 febrero, 2006 17:19, Blogger Tweesita said...

Gracias requeteguapa... sí está divertido, sí... jajajajajaja... pero tendrías que haber visto la situación, pa' fliparlo.
Yo tampoco veo la hora de irme a Puerto Rico, y no soy la única, que mi madre dice que no me va a llamar en todo el mes...
Besitos

 

Publicar un comentario

<< Home

Free counter